martes, 11 de mayo de 2010

El acordeón de botones o diatónico.


El acordeón de botones es un instrumento de un extraordinario sonido y a la vez de difícil ejecución, debido a que no existe un método específico para aprender a tocarlo, como ocurre con los instrumentos comunes como la guitarra o la trompeta.

Se denomina diatónico, porque en cada botón del teclado existen 2 notas distintas. La arquitectura del acordeón es a la vez sencilla y funcional para la ejecución del instrumento.

Los acordeones diatónicos los hay de uno dos y tres líneas. Una línea tiene 10 u 11 botones, y por línea existen 4 botones de bajo. Del número de escalas que maneja dependerá el número de "líneas" en el diapasón del acordeón. El acordeón diatónico empezó con una "línea", luego mejoró a dos y finalmente evolucionó a tres. Como el de tres líneas es más completo se usa más en la actualidad especialmente para interpretar ritmos tropicales.

El acordeón diatónico de 3 líneas se aventaja de sus antecesores (el de 1 y 2) por posibilitar 2 tonos menores principales. En su parte de melodía (también conocida como lira) tiene 31 botones, y en su parte del acompañamiento o bajos tiene 12 (4 por línea).

Para propósitos musicales a menudo se les cambian los tonos a estos acordeones manteniendo los mismos intervalos y relaciones armónicas de su fabricación entre las cuales algunas son:

GC (Sol Do)

CF (Do Fa)

ADG (La Re Sol)

GCF (Sol Do Fa)

BbEbAb (Sib Mib Lab)

Como vemos, se les denomina de acuerdo con las letras correspondientes a sus tres tonalidades mayores naturales empezando desde la más baja o grave hasta la más aguda.

A pesar de su arreglo musical, el acordeón diatónico de 3 líneas, ordenado para reproducir con facilidad 3 tonos naturales mayores y 2 menores, también tiene la posibilidad de reproducir todas las demás tonalidades con un mayor grado de dificultad en la "lira", es decir los 31 botones que reproducen la melodía. No obstante, imposibilita acompañar correctamente, si se requiere, estas tonalidades con sus bajos los cuales viene limitados a los acordes correspondientes a sus tonalidades principales.

Una de las ventajas de este instrumento es su versatilidad que permite acceder fácil y rápidamente cualquier combinación de sus sonidos debido a la corta distancia que hay entre las teclas.

Al ejecutar dos notas por cada botón, la velocidad de ejecución es mucho mayor que en un acordeón piano. Además, para la misma cantidad de notas, es de mucho menor peso y tamaño. Al ser de rápida ejecución, se puede imprimir mayor dinamismo y alegría al interpretar cierto tipo de música.

Existe mayor simplicidad de ejecución pues únicamente hay que aprender el desplazamiento por las hileras de botones, sin tener en cuenta el tono. La tonalidad se registra según la referencia del acordeón que se usa.

Mientras que en un acordeón Piano o de teclado encontramos todas las tonalidades mayores y menores con sus respectivos accidentes musicales, en el acordeón diatónico o de Botones solamente contamos con algunas tonalidades mayores y menores, dependiendo de la pericia del acordeonero.

La principal dificultad es la forma en que debe ejecutarse el instrumento, ya que el orden de las notas no siempre obedece a un orden dentro de la misma hilera de botones.

El mantenimiento del acordeón puede resultar algo costoso. Por ejemplo, su afinación no es doméstica como la de una guitarra, sino que requiere de alguien especializado, como el técnico de acordeones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada